tabernaculo tabernaculo
casa de DIOS
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




LA FUENTE DE BRONCE

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Portal » Foros de discusión -> ATRIO
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
sacerdote
Site Admin



Registrado: 31 Ago 2009
Mensajes: 44

Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1


MensajePublicado: Lun Ago 31, 2009 3:44 pm    Asunto: LA FUENTE DE BRONCE Responder citando

LAVADERO DE INMUNDICIAS

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
sacerdote
Site Admin



Registrado: 31 Ago 2009
Mensajes: 44

Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1


MensajePublicado: Mie Sep 02, 2009 3:46 pm    Asunto: Responder citando

La Fuente de Bronce (Exodo 30:17-21; 38:Cool

La Fuente de Bronce, cuyas dimensiones no nos han sido dadas, estaba situada entre el altar de Bronce y el Tabernáculo. No servia para ofrecer sacrificios, sino para lavarse en ella, lo que Aarón y sus hijos debían hacer cada vez que entraban al altar para ofrecer un sacrificio.

En Juan 13 el Señor Jesús mismo nos muestra la significación de la Fuente de Bronce. Al celebrar la ultima cena con sus discípulos, Él se levanta de la mesa y se pone a lavar los pies de ellos. Pedro no quería que lo hiciese con él, pero Jesús le dice: "El que esta lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues todo esta limpio" (v.10).

Para aquel que tiene todo el cuerpo lavado, es decir, que ha pasado por el nuevo nacimiento a la conversión no es necesario repetir lo ha sido cumplido una vez para siempre (Tito: 3:5); pero ocurre demasiado a menudo que el creyente, a causa de la carne que está aun en él, ha pecado, ha manchado sus pies en el camino. No se trata entonces de ser "convertido" de nuevo, sino de que sus pies sean lavados. El Señor muestra por medio de la Palabra en que se ha faltado; luego es preciso confesar su falta a Dios (1 Juan 1:9) y recordar que por ese pecado Cristo murió (véase también la figura de la novilla roja en Números 19). Una vez que el rescatado lavó así sus pies, puede tener parte con el Señor, es decir, gozar de la comunión con Él. Pregunto ¿Por qué no practicamos en el Templo?.

En efecto: cuando un creyente ha faltado, la comunión con el señor se interrumpe. No hay más gozo, ni gusto por la Palabra. La salvación no se pierde. La vida eterna está siempre allí, pero hay una nube. Es necesario pues, volver al Señor, confesarle la falta, discernir sus causas juzgándose a uno mismo, recordar la eficacia de sus sacrificios, y entonces es cuando uno es restaurado. Pero recordemos siempre que todos los recursos están a nuestra disposición para no ceder al pecado, tal como lo escribe el apóstol Juan: "Estas cosas os escribo para que no pequéis" (Juan 2:1).

Es importante realizar cada día ese juicio de nosotros mismos y ese lavamiento de los pies; pero, así como los sacerdotes debían hacerlo antes de entrar en el santuario o antes de acercase al altar, es particularmente importante que lo hagamos, cada uno para sí, antes del culto y antes de tomar parte en la cena, según la enseñanza de 1 Corintios 11:26-32. En esos versículos se nos revela que cualquiera que come el pan o bebe la copa del Señor indignamente será culpable respecto del cuerpo y de la sangre del Señor. Pero no se agrega que a causa de la mancha del camino sea menester para abstenerse de la cena; al contrario, se añade: "pruébese cada uno así mismo, y coma así". Antes de entrar en el santuario, juzgarse a sí mismo, pasar por la fuente de bronce, y así comer. Con un profundo sentimiento de lo que es la gracia que, a causa únicamente de la obra de Cristo, nos permite acercarnos, se participará en el memorial de su muerte para responder a su último deseo.

Descuidar el diario juicio a nosotros mismos y participar de la cena en tal estado nos expone a juicio del Señor. Así muchos en Corinto estaban débiles, enfermos o incluso dormían, es decir, estaban muertos; pero vemos en ello una enseñanza también moral, pues si dejamos de enjuiciarnos a nosotros mismos y tomamos la cena con ligereza (abstenerse en tal vez aún más grave), estaremos espiritualmente débiles, o enfermos (¡Una oveja enferma se aparta del rebaño!), o incluso seremos vencidos por el sueño espiritual (Efesios 5:14). Si tal es el caso, cuan importante es despertarse, "levantarse de los muertos" (V.M) para reencontrar la luz de la faz de Jesucristo.

La Fuente de Bronce había sido hecha con los espejos de las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión (Exodo 38:Cool. Ello configura una doble enseñanza:


Los espejos nos hablan, según Santiago 1:23, de la Palabra de Dios, la cual pone en evidencia nuestras faltas, la suciedad de nuestros pies;


Las mujeres que se allegaban al Tabernáculo de Reunión con aquellos que buscaban a Jehová (Exodo 33:7) tenían un corazón dispuesto para Él. Como gozaban de su Presencia, les fue fácil abandonar gozosamente por el Señor lo que precedentemente era objeto de vanidad.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
sacerdote
Site Admin



Registrado: 31 Ago 2009
Mensajes: 44

Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1Reputación: 8.1


MensajePublicado: Mar Nov 03, 2009 8:48 pm    Asunto: Responder citando

El Lavacro.
Texto: Exodo 30.17-21

Su base era de bronce. Estaba hecho para que los sacerdotes se laven los pies y las manos.

El creyente de ahora, solamente debe lavarse los pies (que es el andar diario) y no las manos (que son las obras).
Pero porque no las manos? Romanos 6.11 dice que la gracia de Cristo reemplazó todas las obras del hombre,
así que hagamos lo que hagamos, no vamos a ir al cielo, sino que vamos a ir por gracia.

La forma de lavarse los pies era con el agua, que simboliza la Palabra de Dios (Efesios 5.26).
La Palabra de Dios es lo que nos lava diariamente en nuestro andar diario.

El lavacro estaba hecho de los espejos de las mujeres, esto quiere decir que la misma Palabra de Dios nos
muestra como somos realmente, es un espejo en el que vemos realmente como somos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión -> ATRIO Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro







Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear radio | foros de Literatura & Poesía | Free forum | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo